Nuestro lema:

El esfuerzo compartido es la esencia de la AMISTAD y la clave de los éxitos incomparables..."TODOS PARA UNO Y UNO PARA TODOS"
25 Aniversario (1989 - 2.014):
Veinticinco años de experiencia entrenando a corredores de todos los niveles a tu entera disposición, para que logres tus objetivos y éxitos personales

miércoles, 27 de enero de 2016

Jose Ivars Lopez, un alpinista con cabeza, corazón y pulmones de atleta. Es el FBR que más alto ha llegado. Coronó con éxito el Ama Dablam (Nepal) de 6.852m

Aunque sucedió hace mes y medio quería contároslo con pelos y señales porque merece la pena, ya que estas gestas sólo estan al alcance de superdotados.
Se llama Jose Ivars, es de Denia, lo conozco desde que era un chaval, vive desde hace años en Londres por motivos laborales, su pasión es la escalada y el alpinismo. Practica el running para mantenerse en muy buen forma física y con motivo de la preparación para su mayor "locura", subir al Ama Dablam, lo preparamos más específicamente puesto que la cosa ya era muy seria.
Como no pudo venir a Denia estas pasadas Navidades, donde quería que me lo contase todo en persona, le dije hace poco que me hicies eun resumen de lo que aconteció allí y que me pasase algunas fotos.
En fin, no tiene desperdicio. Con vosotros... 

Jose Ivars


Expedición Ama Dablam 2015:


¡¡ Imponente con sus 6.852 !!

“Después de más de 18 meses de entreno físico especifico y mental, salimos desde Londres dirección a Katmandú el 6 de Noviembre. Esperamos regresar, después de alcanzar con éxito la cumbre del Ama Dablam (6.852m) sobre el 7 de Diciembre. Más de un mes de expedición en uno de los lugares mas bellos de la tierra, el valle del Khumbu y entre las montañas más altas del planeta: Everest y Makalu.

Somos un grupo de 10 escaladores los que formamos la expedición y durante estos primeros días en Katmandú, mientras ultimamos las últimas compras y logística, empezaremos a conocernos mejor. A nivel técnico todos estamos más a menos puestos, pero en las expediciones lo primordial es aprender a convivir como un equipo, dejando las individuales para el día de ataque a la cumbre.




Después de dos días en Katmandú tomamos una avioneta hasta Lukla, en la parte baja del valle a 2800m de altitud, desde donde empezaremos la ruta hacia nuestra montaña. Durante el treking que se realiza por la ruta de acceso al Everest iremos aclimatándonos. Debemos beber mucha agua e intentar mantener las pulsaciones bajas. El camino es una senda de montaña que transcurre a través de impresionante paisajes que no podemos capturas en la cámara por su inmensidad. Cuando se ha leído tanto sobre expediciones y estas montañas no se puede evitar el pensar casi de forma permanente en la gente que nos ha precedido en este mismo camino.


Llevamos algunos sherpas que se encargan de los yaks que llevan todo nuestro material en bidones. El camino discurre ameno y no forzamos el ritmo para que el cuerpo llegue aclimatado al campo base.

Después de 6 días llegamos hasta los 4.600 de altitud del campo base. La que será nuestra “casa” para los próximos 22 días está situado a casi a la misma altura que la cumbre del Mont Blanc, por lo que las primeras noches nos cuesta dormir un poco más de lo normal. 


Siguiendo los consejos de mi amigo (y mentor) Tino Ferrer, yo tengo mi propio plan de trabajo: Bajo todos los días al valle para acostumbrar las piernas y los pulmones a trabajar en hipoxia (deuda de oxígeno). Al más puro estilo del montañero kazajo Anatoli Boukreev bajo al valle y subo cargado con alguna carga de los porteadores para trabajar la resistencia. Los sherpas me llaman el sherpa español y se piensan que estoy medio chalado por hacer estas cosas… tardo unos 45 minutos en bajar y más de una hora en subir y casi todos los días me hago 2 viajes. “Con cabeza” como diría mi entrenador Franc “y sin apretar demasiado pero al final todo por sensaciones”. Me da tiempo para pensar.

Me encuentro muy fuerte de piernas y coco pero intento no apretar demasiado. Un día me fui a saludar a unos conocidos españoles al otro lado del valle y me pasó factura el esfuerzo, así que opero en modo ahorro energía. Pienso sólo en los entrenos , con frio y me motivo más para seguir con las rutinas.

El plan de ataque a cumbre se va definiendo a medida que tenemos más información de meteo. Para aclimatar hacemos ascensiones a un campo base avanzado que hemos montado a 5.000m y al campo 1 a 5.600. La misma rutina de subir y bajar al campo base. Subir y dormir en campo de altura e intentar subir y bajar al mismo campo etc. Al final montamos sobre el 24 de Noviembre el campo 2 en una zona expuesta de la pared a 5.900m. Este será nuestro último campo de altura porque el serac colgante que hay encima del posible campo 3 no nos da demasiadas garantías.


Después de 3 días esperando la meteo y que los vientos (de mas 100Km/h) amainen de la cumbre, decidimos que el día de ataque sea el 29 de Noviembre. Con ese plan en mente salimos el día 29 del campo base al campo 2 equipados para cumbre.
Había intercambiado información con la expedición de Carlitos Soria que estaba en la montaña hacia un par de semanas y nos recomendó salir temprano para evitar el sol en la parte de los seracs. Así hicimos y un grupo de 10 salimos a las 04:00 de la madrugada hacia la cumbre.

La escalada por la ruta Suroeste no es fácil. Son mixtos complicados y con pasos de 6º grado que a más de 6.000 metros se hacen complicados, mas aun a ¡¡-15 grados!!
 Seguimos la escalada y me encuentro genial con la altura. Llegaría al Campo 3 sobre las 10:30 de la mañana.

Llegamos a este punto, a mas de 6.200 y se retiraran 7 de los 10 escaladores. Por cansancio , aunque yo creo que era un problema de “coco” a las condiciones tan duras que tuvimos en la escalada. La continua exposición a las piedras cayendo, los crampones que no agarraban en la roca de los mixtos, los músculos que fallan por el frio y las cuerdas fijas que se pierden en el hielo… motivos suficientes para que la cabeza diga basta. 


Yo sigo subiendo y acelero la marcha para formar grupo con un sherpa y un escalador de mi grupo que tengo por delante. Todo trabajo de piernas, punteando crampones en una pendiente de hielo de 75 grados. Me acordaba de los estiramientos de soleos e isquiotibiales, y lo bien que van ahora…  al pasar la cuota de los 6.600 me empieza a pasar factura el apretón final y bajo el ritmo. A partir de ahí la rutina de cinco pasos, parar, respirar cinco o seis veces y otros cinco pasos… así hasta llegar a la cumbre de 6.856m sobre las 14:30 de la tarde. Nueve horas. Cumbre!!



La vista desde la cumbre es brutal: el Everest con el Nupse y los Lhotses, el Makalu al final y un sinfín de picos que se dejan ver sobre las nubes. Irrepetible. No tengo demasiado tiempo porque nos quedan más de 6 horas de descenso y ya voy agotado. El aire no llena los pulmones y el frio se hace sentir en los músculos, y encima no tengo agua porque se me ha caído la botella al vacío durante la escalada… Hago algunas fotos, un abrazo los tres de cumbre y rapelando hacia abajo.

La bajada es lo más complicado de esta ruta. Hay más de 50 rapeles! que se dice pronto y que antes hemos subido pateando o escalando. Al final de noche, con las frontales congeladas, llegamos a la seguridad del Campo 2. Son las 20:30 de la noche. Un día largo que rematamos con dos horas más para fundir hielo con el hornillo para beber antes de meternos en los sacos de dormir. 

Yo dormí como un lirón toda la noche, y me desperté con una buena sensación de tranquilidad y del objetivo cumplido. Había visualizado tantas veces este momento que parecía que lo había vivido antes.

Desmontamos tiendas y camino al campo base para celebrar la cumbre, y yo, cabezota o fiel a mis principios continué hasta el valle sin parar en el base para disfrutar de una bien ganada coca-cola y hacer las llamadas de rigor a la familia y amigos. 
Esa sería la última vez que subiría esa colina que separaba el valle del campo base, al día siguiente partiríamos hacia la civilización y en tres días Kathmandu para volver a la realidad de nuestro día a día.”

Mas info sobre la expedición (en ingles) en la web de la expedición www.amadablam2015.com










 

"Pepito" Enhorabuena, menuda máquina estás hecha!!

1 comentario:

guias de montaña dijo...

Un verdadero profesional, solo queda seguir trabajando para conseguir buenos resultados e ir mejorando conforme vamos aprendiendo, genial blog