Nuestro lema:

El esfuerzo compartido es la esencia de la AMISTAD y la clave de los éxitos incomparables..."TODOS PARA UNO Y UNO PARA TODOS"
25 Aniversario (1989 - 2.014):
Veinticinco años de experiencia entrenando a corredores de todos los niveles a tu entera disposición, para que logres tus objetivos y éxitos personales

jueves, 3 de agosto de 2017

Cuando haces las cosas con y por pasión...

Cuenta muchas veces mi madre que comencé a correr antes que a caminar... así pues aunque sé que exagera, me gusta oírselo. Pero sí que es verdad que el running, correr, me ha apasionado desde bien pequeño.
Hasta los 18 años compaginé el corretear por las calles de mi barrio, participando además en alguna carrera escolar o popular (pocas había en los años setenta y ochenta) con el fútbol. Disfrutaba muchísimo de correr y del fútbol...

Compitiendo en una milla en el año 2.012

Pero el destino parecía estar en mi contra, cuando contando con 13 años de edad una visita al podólogo (mi madre se percató que mis pies parecían estar planos) confirmaba que los tenía así y además cavos, con lo cual debería llevar unas plantillas durísimas de resina en el interior de unas pesadas botas ortopédicas...al menos en los siguientes años y que no debería quitármelas!!.
Y lo peor fue cuando me dijo, que debido a conforme tenía mis pies, pronto dejaría de correr, que no podría hacerlo en el futuro y que cuando llegara los cuarenta años de edad tendría además muchos problemas de espalda y de rodillas. Uuuffff no me lo podía pasar eso a mí, no podía ser cierto lo que acaba de escuchar!!
Salí de la consulta llorando, no me podía creer que algún día, no muy lejano, no podría practicar lo que más me gustaba hacer: ¡¡Correr!! Era mi vida, mi esencia, mi libertad!!! Y solo era un niñato que iniciaba la adolescencia.

Bueno, pues pensé que mientras pudiera seguiría haciéndolo, aunque fuese con esas pesadas botas. Afortunadamente el podólogo me dijo que si quería podrá hacer deporte con botas de baloncesto, para que las plantillas no se pudieran salir...
Así es que corría con esas botas y sus plantillas, que pesarían en conjunto unos 500gr, y claro... mi mecánica de carrera cambió. Mi pie se hizo inflexible y corría casi como un robot (hoy todavía conservo algo de aquél zanquear algo bruto) y para postre alguna vez esas plantillas hacían que el interior de la planta de mi pie sangrara.
Como os podréis imaginar mi pie que corría encorsetado se hizo durísmo, un callo que era una pasada.

Pasaron los años, a los diecisiete el podólogo me dijo que ya no hacían falta aquellas botas ni plantillas porque mi pie se iba a quedar así, con apenas un poquito más de puente, pero nada más...que no tenía mucho remedio.
Al poder utilizar otras zapatillas desde entonces, ya "normales" y sin plantillas (ya solo 250gr. aprox., es decir la mitad del peso), parecía que flotara y en la primera carrera que participé la gané con mucha solvencia. Era en septiembre del 83 y me animó tanto que decidí convertirme en atleta y entrenar como tal, con disciplina y con metodología. Me puse en manos de un entrenador especializado, como debía ser. Así es como conocí a mi primer "gran maestro" Paco Ivars, mi padre deportivo...Hasta entonces entrenaba lo que me apetecía, lo que anarquicamente me venía en la cabeza, sin sentido, pero sí con mucha pasión...
Con Paco comencé a mejorar mucho.

Pasaron tres años  y decidí dejar a mi maestro para formarme como entrenador y coger mi propio vuelo, mi propia experiencia, si bien siempre teniendo presente las grandes enseñanzas de Paco.
Mi objetivo inquieto era aprender más, buscar, preguntar en otros sitios y entrenadores, ingresé a los veinticinco en la Facultad del Deporte (IVEF), y todo para intentar mejorar yo mismo, y que ello sirviera además para ayudar a los atletas de mi ciudad y alrededores que ya comenzaba a entrenar.
Mejoraba yo y mejoraban mis atletas, hicimos un gran grupo, conocido en la Marina Alta desde 1989 (primero como Denia-Sport y luego como Franc Beneyto Runners).
Pasaban más años y..¡¡seguía corriendo!! Yo seguía por ello muy feliz, era un regalazo para mí cada día que pasaba, además ayudaba a otra gente a mejorar, a cumplir sus sueños. De hecho algunos han llegado a ganar incluso europeos y mundiales. Buffff qué pasada. Quien me lo iba a decir a mí cuando era un chavalillo!!!

Han  pasando más años...y tengo que decir que desde los 17 hasta los 47 entrené muchísimo y competí desde los 800m hasta el maratón, disfrutando siempre de cada zancada.
Pero mi mente dijo en el 2.013 que ya estaba muy bien, que ya era mucho todo lo que había conseguido y que necesitaba bajar el pistón, correr sin objetivos y sin exigencias, tal y como hacía cuando tenía 5-7-13-16 años de edad, sin planes de entrenamiento y sin apenas competiciones. Mi cabeza y mis cuerpo ya no podían más....
Me retiré así como atleta -no como corredor- habiendo llegado a lograr medallas nacionales e internacionales en categoría Master (algunas pasados los cuarenta!!). Además no tengo problemas de espalda  y sigo corriendo 3-5 días a la semana...¡¡Qué más puedo pedir a la vida!! Sigo haciendo lo que me apasiona, sigo mostrando mi libertad y mi felicidad en cada zancada.

Y para más postre, para rizar el rizo, justo cuando me retiré (en ese 2.013) ideé FBR concept las siglas hacen alusión a Faster & Better Runners, una zapatilla que facilita correr con la técnica adecuada, que te invita a ello, a no talonar (por los perjuicios que esto supone en cuanto a Rendimiento y lesiones).


Un concepto dicen los científicos que lo es Revolucionario y que se ha analizado en universidades de talla mundial. Se ha observado de los grandes beneficios que supone utilizarlo,  -siempre que sea de manera cuidadosa y progresiva en las primeras semanas-. Y a la postre he vivido en persona el agradecimiento de muchas personas que por el uso del mismo han vuelto a correr cuando no lo podían hacer por una lesión que parecía incurable.¡¡Estoy en una nube que a veces casi no lo puedo ni creer!! Pero claro esta era el destino que realmente tenía predeterminado !!!

En fin, todo esto viene a cuento para que os podáis imaginar cuán feliz soy a día de hoy, porque a lo largo de mi vida me ha ocurrido todo lo contrario a lo que me predestinaron con trece años de edad: "no podrás correr nunca más y tendrás muchos problemas de espalda y de rodillas"

Y es que no solo sigo corriendo, sino que ahora estoy ayudando a mucha gente a correr gracias a FBR, y que gracias a mis conocimientos y experiencia de tantos años correteando miles de kilómetros también ayudo a otra mucha a correr todo lo más rápido que pueden, y todo mientras disfrutan.
Todos ellos runners que forman parte de mi vida y que sus zancadas las noto como si fuesen mías... Gente con las que comparto la felicidad por correr. Buffff, me emociono sólo de redactarlo!!!

Qué gran suerte que aquellas lágrimas de desolación hoy son como de magia y de inmensa alegría. Y lo que me queda por aportar...soy consciente de ello. Y
Qué grande es la vida y lo que hace que se haga con y por pasión...y es que no sólo no dejé nunca de correr si no que estoy ayudando a qué otros lo puedan hacer. ¡¡Inmejorable!!!

Sí, estoy inmensamente agradecido a la vida y a todos los atletas, familiares y amigos que lo hacen todo más fácil y posible.

Sí, mil gracias...estaré siempre con todos vosotros!!!


Felices zancadas 
Viva el running!!



No hay comentarios: